Mesa vintage

Sabías que las mesas…..

En la vida moderna, una gran mesa inamovible se sostiene en el comedor, las mesitas de noche flanquean el sofá o la cama, incluso la mesa de centro tiende para permanecer fija en el lugar entre el sofá y la TV. No así en los primeros tiempos de América, donde los muebles eran escasos incluso en los hogares de gra economía familiar, y cada pieza hacía doble o triple trabajo. Las mesas pequeñas, portátiles y a menudo expandibles surgieron en una variedad de formas y estilos.

Las mesas compactas fueron equipadas con ruedas para permitir un fácil movimiento de la sala a la sala. En los días fríos, por ejemplo, una mesa versátil puede trasladarse a una sala de estar ya caliente o a la habitación de la cama para una comida. Las mesas pueden incluso salir al aire libre para una fiesta. La mayoría de las mesas ocasionales se originaron en los siglos XVII y XVIII, y sus formas se volvieron icónicas durante el Renacimiento Colonial. Las reproducciones fieles se hacen todavía.

¿ pero te gustan realmente las mesas vintage?

Eres de esas personas anticuadas que ama la mayoría de las cosas desde finales de 1800 hasta principios de 1900, pero que también ama las comodidades modernas.

Mesa Vintage – Mesa LIX Vintage Madera

Si además te encantan las viejas casas con grandes jardines, los porches con columpios, las comidas en familia en esos jardines cargados de flores, pues no eres tan diferentes a los demás!

Recientemente, tuve el privilegio de ser parte de una boda en una hermosa casa antigua con esos hermosos pórticos envueltos y una rica historia de antaño. Mientras decoraba las mesas, me imaginaba todos los eventos sociales que han tenido lugar en esos porches a lo largo de los años, bodas, cenas familiares, fiestas de compromiso, celebraciones de cumpleaños…. Fue increíble pensar cuánta gente ha agraciado esos porches junto a la casa con eventos de la vida.

En el interior, la casa tenía una rica y encantadora madera, los pisos pulidos, puertas altas y los techos más altos aún, pero especialmente me llamo la atención una mesa vintage al lado de unos bonitos percheros vintage, donde podías dejar tu abrigo, ese pequeño espacio hizo de mi el lugar preferido en la casa, no puedo explicar el porqué, pero sabía que era el acceso por donde todo el mundo pasaba y no era capaz de apreciar, ahí es cuando yo dije” Yo soy diferente a los demás”

Desde ese día recordé que los detalles mínimos pueden hacerte ver cosas muy grandes, por lo que si necesitas buscar aquello que te apasiona y no sabes donde, lo tienes muy fácil, en vintageros.com lo encontraras, desde cualquier silla vintage a una infinidad de cosas para su adorno y complemento.